Monkey Island: 30 años después

Treinta dos años después del lanzamiento de “Monkey Island” hacemos un recorrido por los aportes de LucasArt y Ron Gilbert.

El mundo de los videojuegos ha llegado muy lejos en cuanto a gráficos y experimentación. De esta forma, la industria gaming ha avanzado de manera exponencial, convirtiéndose en la actualidad en una profesión con múltiples salidas laborales. De hecho, en los últimos años ha comenzado a formar parte de los estudios superiores universitarios, donde podemos encontrar hasta carreras en programación de videojuegos.

Sin embargo, siempre es importante ver cómo empezó todo, por eso, treinta dos años después del lanzamiento de “Monkey Island” hacemos un recorrido por los aportes de LucasArt y Ron Gilbert.

En 1977, George Lucas lanza “Star Wars episodio IV: Una nueva esperanza”, la cual superó todas las expectativas en taquilla. Para 1982 y un año antes del episodio VI, Lucas decide que es hora de adentrarse en el mundo de los videojuegos, así, contrato un equipo el cual se instaló al lado de su compañía de efectos especiales.

La revolución de LucasFilm Games

En 1990, LucasFilm Games presenta “The secret of Monkey Island”. El juego, en su mayor parte ideado por Ron Gilbert, es una parodia de las historias de piratas y del género de aventuras en sí mismo. Desde el nombre del protagonista se encuentra la ironía y el humor: se nos presenta a Guybrush Treepwood, cuyo nombre es un guiño al nombre del archivo de su diseño “guy.brush”, un hombre que desea ser un pirata.

Las bromas no se detenían ahí: Guybrush no puede morir, a excepción de hechos muy específicos —como estar bajo el agua por más de diez minutos—esto es una parodia de los juegos de aventura donde los personajes fallecían una y otra vez. El equipo de Gilbert también hace una burla de Indiana Jones, saga creada por George Lucas, a través de una misión donde Guybrush debe conseguir una estatua de una mansión.

Sin embargo, lo revolucionario del juego no solo se encuentra en lo ingenioso de sus diálogos sino en su motor: SCUMM. Por sus siglas en inglés “Utilidad de creación de scripts para Maniac Mansion”, este es un modo de juego inventado por LucasFilm Games en 1987 para su juego “Maniac Mansion”.

SCUMM tomaba la tradición de videojuegos de aventuras como “ADVENT”, un juego sin gráficos donde el jugador simplemente escribía sus acciones y el programa respondía, y la lleva un paso más allá. Ahora, el usuario no escribía una acción cualquiera, sino que debía escoger de un menú. Esto permitió que los novatos disfrutarán del juego y pudieran interactuar con los objetos del ambiente, además de enriquecer la narrativa de los videojuegos ya que los diálogos mostraban la historia predeterminada por los desarrolladores.

En “The Secret of Monkey Island” el motor SCUMM permitió un mundo mucho más amplio que el de “Maniac Mansion”, el cual, gracias a que no había muertes, podía ser explorado por el jugador a su antojo. El ritmo relajado del juego también le daba un carácter no lineal ya que cada misión podía ser completada en diferente orden.

La no linealidad y la expansión de escenarios fue llevada a otro nivel en 1991 con “Monkey Island 2: LeChuck’s Revenge”.  A pesar de que este juego manejaba el mismo sistema SCUMM, innovó con iMuse.

iMuse, “Motor Interactivo de Reproducción de Música”, permitía que la música cambiará según las decisiones del jugador y los escenarios donde se encontrará. Este fue completamente revolucionario puesto que permitió una inmersión más completa del usuario.

La siguiente entrega fue “The curse of Money Island” que entregó un interfaz más claro y unos gráficos mejor ilustrados y este, a pesar de no contar la participación de Ron Gilbert, mantuvo la esencia de su humor.

Finalmente, “Escape from Monkey Island” fue publicado en el año 2000. Este presentó gráficos completamente 3D y el motor de juego GriMe, creado años antes para “Grim Fandago”. Así, en lugar de presentar un menú fijo de opciones en la pantalla, funcionaba a través del puntero. El jugador interactúa con los objetos haciendo clic en ellos y, de este modo, despliega un set de opciones diferentes.

¿Por qué seguimos jugando Monkey Island?

Actualmente, es posible comprar la colección completa de la saga de “Monkey Island” en Steam por tan solo 708 pesos uruguayos. Estos fueron remasterizados para así funcionar en las computadoras modernas. Sin embargo, cuando los avances tecnológicos de LucasFilm Games parecen simplemente hitos históricos en una larga línea de progreso ¿por qué seguimos jugando “Monkey Island”?

La respuesta es simple: la calidad narrativa. Cuando este juego fue lanzado, la industria se movía a un ritmo mucho más lento. Los desarrolladores podían tomarse un año entero para perfeccionar el guion y los diálogos de “Monkey Island” siguen siendo tan graciosos y entretenidos hoy como lo eran en ese entonces.

Esto no quiere decir que los videojuegos modernos no cuenten con unas excelentes historias, pero, al igual que seguimos leyendo “La Odisea” de Homero y le otorgamos el título de “clásico literario” “Monkey Island” se ha convertido en un clásico imperdible de los videojuegos.

por Luisa Ceballos Cuesta

Share on whatsapp
Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on telegram

SUMATE A NUESTRO GRUPO EN TELEGRAM

Estamos armando una comunidad para que podamos estar conectados.

Acerca de Ludicamanía

Somos un equipo de expertos en videojuegos especializado en el diseño y producción integral de eventos y festivales de recreación educativa.

Combinamos tecnología con cultura gamer, empleando las más modernas técnicas de capacitación.

Tenemos un compromiso real con el futuro de la Argentina.

Entradas recientes